Coaching4You

Coach Online

Autoestima Positiva


La formación de una Autoestima Positiva puede hacer que una persona tenga confianza en sus capacidades, no se deje manipular por los demás, sea más sensible a las necesidades del otro y este dispuesto a defender sus principios y valores.  

La autoestima es la valoración que hacemos sobre nosotros mismos en distintas áreas (Física, emocional, intelectual, social, etc.) tomando en cuenta nuestras virtudes y limitaciones de manera responsable y realista. Es nuestro espejo real, el cual nos enseña cómo somos, qué habilidades tenemos, a través de nuestras experiencias y expectativas.  De la adecuada formación de la autoestima dependerá nuestro desarrollo en el aprendizaje, en las relaciones con los demás, en las actividades, y por qué no decirlo, en la construcción de la felicidad. 

¿Cómo identificar una autoestima negativa?

Una autoestima negativa puede desarrollar sentimientos como:

×          Angustia, inquietud, irritabilidad

×          Dolor, sensación de vacio

×          Indecisión, incapacidad

×          Desánimo, pereza, tristeza

×          Vergüenza, temor, timidez

×          Enojo, ira, rencor, culpa

×          Malestares que pueden ser hasta físicos (dolores estomacales, diarreas, etc).

Estos sentimientos pueden llevar a una persona a sufrir desde depresiones, complejo de culpabilidad, cambios repentinos del humor, crisis de ansiedad, de pánico, reacciones inexplicables, indecisiones, excesiva envidia, miedos, hipersensibilidad, pesimismo, impotencia, adicciones, agresividad y desvalorización, en por tanto, a estar siempre comparándose con los demás, subrayando las virtudes y las capacidades de los demás, sin mirar sus propias capacidades.

Pasos para construir una autoestima positiva:

No existen recetas exactas, pero si podemos tener ciertos patrones que nos servirán de guía para ayudarnos a construir la felicidad en cada paso. Para esto, hay que tener en cuenta varios factores: su temperamento, sus intereses, sus destrezas, su vulnerabilidad y su nivel cognitivo.

Debemos identificar y desarrollar los siguientes aspectos:

Seguridad y singularidad.

Una persona que se siente seguro puede actuar con libertad en la forma que le parezca más oportuna y efectiva, y un ser humano se siente seguro si a su vez se considera “especial” en el sentido positivo del término o único. Para ello necesita ser aceptado, valorado y querido por ser como es, por tanto rodeate de personas que te aporten y refuerzen tus cualidades, y te  ayuden a mejorar tus defectos.

Sentido de competencia.

Debes sentirte capacitado para hacer frente a las distintas situaciones que ocurren durante tu desarrollo como ser humano, debes saber que PUEDES.  Tienes la oportunidad de elegir, de acertar y sobre todo de equivocarte (de los errores se aprende mucho).

Sentido de motivación y finalidad.

Dirige tu motivación hacia actividades que favorezcan tu desarrollo personal, de acuerdo con tus capacidades. Es importante que estos objetivos sean  realistas, para que con frecuencia se logren y en caso de fracaso puedan ser vividos más como un desafío personal que como barreras.

Aprender a conocerse interiormente, es el primer paso  para lograr el equilibrio emocional y madurar la personalidad. Si conocemos nuestros valores y cualidades, podemos desarrollarlas; si aceptamos nuestras limitaciones y defectos, ya dimos un primer paso para superarlas, para comprendernos mejor y evitar metas y objetivos que  seremos incapaces de lograr, evitando así posibles decepciones.

Conocerte a ti mismo, es fundamental para perfilar un proyecto personal de vida realista,  aceptarte tal y como eres, teniendo un espíritu de superación y de coherencia interna, esto favorece la constancia, y se traduce en un sentirte a gusto contigo mismo, clave para lograr una buena adaptación dentro de tu entorno y fomentando relaciones interpersonales sólidas, creativas y satisfactorias en todos los sentidos.

2 Comentarios »

¿Por qué No?


¿Por qué no tomar las decisiones que sabes, son las mejores para ti, aunque eso implique salir de tu zona de confort?
¿Por qué no darte la oportunidad de respirar otro aire? De dejarte acompañar por todo lo maravilloso que tienes a tu alrededor y que posiblemente no te has detenido a observar?
¿Por qué no dejar salir todo ese potencial que tienes y que vistes todos los días y que escondes por miedo a equivocarte?
¿Por qué no caminar descalz@ sobre el pasto y sentir como te vuelves uno con la naturaleza?
¿Por qué no enamorarte de ti mism@ con tus defectos y tus virtudes, que son los que te hacen únic@?

¿Por qué no mirar atrás para darte cuenta que el pasado es parte de lo que hoy eres? Que el pasado te sirve cuando lo utilizas como trampolín para tener un mejor presente.

Deténte, Respira y pregúntate: ¿Por qué no?

Deja un comentario »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.647 seguidores